DE ALICANTE A MADRID PARA UN JUEVES «BRUTAL»

Salgo de Alicante con 20 grados, llego a Madrid que ya es invierno.

Será el clima, será la gran ciudad, será la atmósfera, pero algo me recuerda Milán.

Prisa incluida.

Table cocktails one to one”, el evento organizado por Inclàn Brutal Bar el pasado jueves, arranca a las dos de la tarde-

Yo, corriendo desde la estación, llego justo a tiempo.

El evento acaba de comenzar.

Los amigos del 26 Cocktail Room, liderados por Alessandro, han llegado el día anterior y han pasado la mañana echando una mano a Alexis, el anfitrión.

En la cara se les nota las ganas de hacerlo bien y la fiesta de la noche anterior: los bartenders son las últimas rockstars.

Alessandro, siempre con la cabeza en el trabajo, sigue dando instrucciones a los suyos: Claudio, coqueto y descarado gigante siciliano, y Adriana, mirada severa y buenos modales.

Juntos son un auténtico equipo, dentro y fuera del trabajo.

Y eso se ve.

UN ESPECTÁCULO DE COORDINACIÓN Y SINERGIA

Únicos en hacer una presentación grupal, ruidosos y sonrientes, agitan sus cocteleras y se divierten.

Pero sobre todo, se mueven como si fueran una sola persona.

El público experto aplaude y filma.

Detrás de la barra, para ellos, Madrid también es su casa.

Trato de ser imparcial y observo a los demás.

Grandes nombres de la coctelería reunidos en Madrid por el equipo Brutal:

Eme Otero alias Eme de La Vaga Funky Castizo en Madrid

Santiago Madueño alias Santi del Distrito Cocktail Bar en Córdoba

Guillermo Serrano alias Pingu del Dr Stravinsky en Barcelona

Alexis Velixar, bar manager de Inclán Brutal.

Junto a los chicos del 26 Cocktail Room animan la jornada, cada uno proponiendo y presentando su propio cóctel ante muchas miradas curiosas.

Empezando por la mía, que no dejo de observar encantado las decoraciones, las pinturas, las copas personalizadas y toda la escenografía de este increíble local en el centro de Madrid.

Inclán Brutal no pasa desapercibido.

Ni tampoco los cócteles que tenemos la suerte de degustar.

NOTAS DE CATA EN LIBERTAD

Empezando por nuestro favorito: el «Fake Beer» de Pingu, preparado con un Ron Flor de Caña 12 años infusionado con lúpulo, hidromiel, licor cítrico y absenta.

Redondo, complejo, sabroso.

Lo acompañamos con una lasaña de rabo de toro y bechamel, un maridaje que – para ser sincero – no me vuelve loco.

El «Fake Adonis» elaborado por Eme, brand-ambassador de la ginebra Whitlley Neill, es elegante y clásico.

El destilado se acompaña con vermú, oloroso y Chartreuse.

El resultado tiene cuerpo, es agradable, sin demasiadas sorpresas.

Nos gusta mucho la combinación con zamburiñas flameadas y salsa kimchi.

El cóctel de Santi, en cambio, tiene un nombre más hermético y, al mismo tiempo, «identitario».

«La Chiquita Piconera«, de hecho, se inspira en el homónimo cuadro del pintor Julio Romero de Torres, que muestra una vista de Córdoba en el fondo. El drink se relaciona bien con las papilas gustativas pero va directo al grano: Tequila 1800, sirope de rosas y pomelo, lima y agua de azahar. Color e ingredientes parecen recordar la sensualidad femenina de la obra inspiradora.

 

26 Cocktail Room Team

Del show de Alessandro, Claudio y Adriana sale el «Green Breeze«.

La mezcla de ingredientes busca la complejidad, pero el sabor refrescante e inusual del cóctel 26 tiene su secreto en la sinceridad.

Ideal como aperitivo, destaca sobre todo por las notas de albahaca, tomillo y romero fresco, acompañadas de un bitter de aceituna.

Table cocktails one to one

La base alcohólica está formada por Gin Mg y un licor de bergamota que probablemente no deja su huella como debería.

El resultado es un cóctel original y agradablemente herbáceo.

Dulcis in fundo, dice un antiguo proverbio latino.

Y técnicamente no podría ser más cierto con el cóctel de postre de Alexis.

Basado en ron Zacapa 23 años, su «Black Diamond» es una mezcla de chocolate negro, licor de menta y cereza, ligeramente contrastada por un toque de solución salina.

El acompañamiento con un «Kit Kat Brutal» es quizás excesivo.

Se apreciaría más acompañado de un postre más ligero y menos pastoso.

Pero nosotros, al fin y al cabo, estamos aquí para probar: así que, una vez finalizada la cata, nos lanzamos sin vergüenza al pulpo, la paella y otras delicias caseras.

Luego para todos un merecido descanso antes de volver al escenario.

El día todavía es largo y acaba en el Lovo Bar, una coctelería estilo años Veinte «hermana» de Inclàn Brutal, del que seguro os hablaremos en otro post.

Nos despedimos de Madrid con muchas ganas de volver a vernos.

Emmanuel Raffaele Maraziti

¡Comparte este post!

Post a Comment

Lunes de 18:30h a 02:30h

Martes a Sábado 13:00h a 02:30h

Domingo de 12:30h a 02:30h