«ENAMORADO DEL MOOD 26»: MANUELE NOS CUENTA SU HISTORIA

Directamente de la «family» del 26 Cocktail Room, hoy os presentamos a Manuele Concina: uno de los pilares de este proyecto coordinado por Alessandro Esposito.

Aventurero romántico «Made in Toscana», de veintiséis años, Manuele se une al «team 26» en mayo del año pasado y se enamora inmediatamente del «mood 26».

Junto con Ale, Claudio, Adriana y Leonida, Manuele es uno de los artífices de la transformación de este lugar.

¿26 COCKTAIL ROOM? AMBIENTE, FIESTA, EQUIPO Y TEATRO!

“Cuando llegué”, nos explica, “Ale acababa de empezar su proyecto: hoy el 26 es un lugar completamente diferente.

No se trata solo de cócteles y decoraciones, ahora hay magia y marcamos la diferencia por lo que somos”.

Tratamos de entender lo que quiere decir y Manuele saca cuatro palabras clave: «ambiente», «fiesta», «equipo», «teatro».

Luego nos cuenta: «Ale introdujo una organización muy estricta: todo tiene su propio lugar y su propio orden, lo que nos permite trabajar con extrema precisión y profesionalismo. Al mismo tiempo, pero, ha construido un grupo de manera que la personalidad de cada persona sea una fortaleza y no una debilidad. Nos empujó a expresarnos, a ser dinámicos, a superarnos, a abandonar formalidades innecesarias».

Así nació, de forma espontánea, el “estilo 26”: una mezcla de fiesta y teatro, animación y hospitalidad, que hacen inconfundible el ambiente de nuestro local.

La gente viene aquí no solo por el estudio y la innovación que caracteriza nuestra coctelería o por la oferta de licores premium: la gente viene también y sobre todo porque aquí se siente bien, se divierte y nosotros somos auténticos”.

Sobre todo ahora que 26 Cocktail Room también es música.

Cada 26 de més, de hecho, voz, guitarra y percusión se suben al escenario con el dúo Xeco Rojo.

Dos veces al mes, además, el ambiente se ilumina gracias al saxofón y la percusión de Emi Sax & Hansel.

Manuele Concina
MANUELE: DESDE PISA A LA ALICANTE COCKTAIL WEEK

Manuele está entusiasmado.

Efectivamente, en Alicante encontró el amor (¡si está aquí se lo debemos a Estefanía!) y la familia (convirtiéndose en padre de dos hijos).

Pero también el lugar que necesitaba para continuar su camino en la coctelería.

Aquí mismo, de hecho, participó en su primer concurso, la Alicante Cocktail Week, obteniendo el segundo puesto con una versión alicantina del famoso cóctel Penicillin.

En la receta, además del whisky, hay limones de Finestratmiel de almendras de una empresa local y un jengibre fermentado de producción propia.

Nacido en Pisa, la ciudad famosa por su torre inclinada, y criado en la cercana Prato, Manuele nunca pudo quedarse quieto.

Por ello, a los 17 años decide marcharse a Canarias y acaba en Fuerteventura.

Es aquí donde comienza a hacer sus primeras experiencias como bar-back.

Poco más tarde, en busca de experiencias, a los 18 años se instala en París donde, finalmente, comienza a formarse en la coctelería.

Manuele en el 26 Cocktail Room
FLORENCIA, PARÍS Y MUCHAS GANAS DE APRENDER

Pero es en Florencia, tras su regreso a Italia, donde encuentra el lugar adecuado para su definitivo crecimiento profesional y crea su primer menú.

Cristian Guitti es su primer «maestro», el Bitter Bar es su primer laboratorio real.

Aquí descubre que los límites del mundo de la coctelería están mucho más lejos de lo que imaginaba: “fuera de los esquemas clásicos, se puede trabajar con muchos productos”.

“Cristian me dio las coordenadas”, revela, “y me enseñó a combinar los sabores clásicos de las bebidas con los más típicos de la cocina: aquí empecé a experimentar”.

Como, por ejemplo, con una de sus primeras creaciones, el Madama Butterfly, con Campari, azahar y caramelo salado.

Afortunadamente, en 2018 Alicante se cruzó en el camino de Manuele, a quien le gusta recordar una de sus primeras experiencias en la ciudad bajo la «supervisión» del conocido bartender Gegam Kazarian.

Trabajar en Meraki 13”, explica Manuele, “representó una gran oportunidad para mí: no teníamos menú, los cocteles se creaban en el momento según las preferencias del cliente. Todo era muy experimental y aquí tuve la oportunidad de conocer y probar la técnica de fermentación”.

Una formación por lo tanto muy heterogénea, la de Manuele que, sin duda, resultó esencial para aportar todo su dinamismo al 26 Cocktail Room.

Justo de su pasión para los fermentados, de hecho, nació la inspiración del cóctel Vikings Mule, desarrollado por Alessandro, con Jack Daniel’s Honey, miel de acacia, limón, jengibre fresco y, por supuesto, hidromiel.

¿El vaso? Pues obviamente un cuerno vikingo: ¡Skol! 

 

Emmanuel Raffaele Maraziti

¡Comparte este post!

Post a Comment

Lunes de 18:30h a 02:30h

Martes a Sábado 13:00h a 02:30h

Domingo de 12:30h a 02:30h